fbpx

Los secretos de los profesionales del marketing

por | Oct 27, 2019 | libros

Los secretos de los profesionales del marketing  de Seth Godin  para que apliques en tu negocio. Antes de enumerar las 23 estrategias de marketing digital que  Seth Godin aplica en sus negocios, vamos a conocer lo que es el marketing para seth godin.

Según Seth Godin el marketing se trata de buscar, impulsar, crear y cambiar. Buscar más cuota de mercado, más clientes, más trabajo; impulsar mejor servicio, mejor comunidad y mejores resultados;  Crear cultura, estatus, afiliación, gente como nosotros;  cambiar la cultura, las creencias, cambiar al mundo.

No existe una hoja de ruta sencilla que nos guíe en nuestro camino, ni una serie de tácticas paso a paso para hacerlo, pero con estos consejos y estrategias de los profesionales del marketing tendrás la brújula que te guiara al norte de tu visión a medida que las utilices.

Como profesionales del marketing intentamos repetir los trucos anticuados que hoy ya no funcionan. El marketing no tiene que ver con gritos, ni acosos o coerción.  El marketing no es una guerra, no es una batalla ni siquiera es una competencia, el marketing es el acto generoso de ayudar a los demás a solucionar sus problemas.

Ha llegado el momento de dejar de acosar e interrumpir, de dejar de enviar correos basuras y creerte bienvenido, de dejar de hacer cosas corrientes para gente corriente, dejar de suplicar a la gente que sea tu cliente, y el momento de dejar de sentirte mal por cobrar por tu trabajo, deja a un lado tus inseguridades, existe una manera más efectiva de cautivar a las personas.

Aprende a ver como otro de los secretos de los profesionales del marketing.

Si ayudas a las personas a ser una mejor versión de sí mismas, a ser la persona que quiere ser, serás un buen profesional del marketing. Sigue estos 5 pasos para poder ver con claridad cómo llevar a las personas a su próximo nivel.

  1. Inventa un cosa que merezca la pena, con una historia que merezca la pena contar y una contribución de la que merezca la pena hablar
  2. Diséñala y constrúyela de tal manera que unas cuantas personas se beneficien de ella y se preocupen por ella.
  3. Cuenta una historia que encaje con la narrativa interna y los sueños de ese minúsculo grupo de gente.
  4. Haz correr la voz.
  5. Mantenerte siempre presente, consistente, y generoso para organizar, liderar y generar confianza en el cambio que quieres llevar a cabo.

Como profesionales del marketing, tenemos que trabajar constantemente para ayudar a que la idea se propague de persona a persona, para cautivar una tribu y hacer posible el cambio.

Ha llegado el momento de dejar de acosar e interrumpir, de dejar de enviar correos basuras y creerte bienvenido, de dejar de hacer cosas corrientes para gente corriente, dejar de suplicar a la gente que sea tu cliente, y el momento de dejar de sentirte mal por cobrar por tu trabajo, deja a un lado tus inseguridades, existe una manera más efectiva de cautivar a las personas.

Cambiar a la gente a través de historias, relaciones y experiencias es otro de los secretos de los profesionales del marketing.

Contamos historias: historias que conmueven y que perduran en el tiempo. Historias que son verídicas, puesto que la hicieron realidad con nuestros actos, nuestros productos y nuestros servicios.

Establecemos relaciones: el ser humano es solitario y quiere ser visto y conocido. La gente quiere formar parte de algo es más seguro y a menudo más divertido.

Creamos experiencias: utilizando un producto interactuando con un servicio. Haciendo una donación, asistiendo a un acto electoral, llamando al servicio al cliente.

Todas estas acciones forman parte de la historia, todas ellas forman una pequeña parte de nuestra relación. Como profesionales del marketing podemos ofrecer estas experiencias con intención, haciéndolas con un objetivo.

El mercado mínimo viable.

Uno de los secretos de los profesionales del marketing es comenzar con obstáculos que se puedan saltar, tiene más sentido ser muy concreto con respecto al cambio que se aspira llevar a cabo, y de este modo, hacerlo posible. Y luego, a partir de este éxito, podrías replicar el proceso en retos más grandes. y para saltar estos obstáculo se contestan las siguientes preguntas.

¿Qué cambio intentas  llevar a cabo?

Para los profesionales del marketing esta pregunta implica responsabilidad, eres un actor con intención, un agente del cambio, un ser humano que trabaja duro para cambiar a otros seres humanos.

¿Qué estas prometiendo?

Cuando el profesional del marketing presenta su mensaje lo hace en forma de promesa y a menudo la promesa queda escondida. Puede quedar escondida accidentalmente o ser camuflada intencionalmente, pero el marketing efectivo siempre conlleva una promesa.

¿A quién quieres cambiar?

Es imposible cambiar a todo el mundo. Todo el mundo es mucha gente. Todo el mundo es un concepto demasiado diverso, demasiado enorme y demasiado indiferente.

Para los profesionales del marketing el cambio tiene que estar dirigido a alguien. O tal  vez a un grupo de individuos. Da igual si son o no todos iguales, pero siempre resulta útil tener alguna manera de agruparlos.

En busca de “lo mejor”.

Cuando un profesional del marketing  llega y dice “esto es mejor” se equivoca. Lo que en realidad quiere decir es “esto es lo mejor para alguien y también es lo mejor para ti”.

Para el profesional del marketing la empatía es el corazón del marketing. Si no estás dispuesto a sentir empatía por el relato de aquel a quien pretendes ofrecer tus servicios, les estas robando.  La gente no cree en lo que tú crees; no sabe lo que tú sabes; no quiere lo que tú quieres. Es así y cuesta aceptarlo. Es por ello que el profesional del marketing comienza con un público al que merezca la pena ofrecer sus servicios, puede empezar con las necesidades, deseos y sueños de éste público y a partir de allí construir lo mejor para ellos.

Más allá del producto básico.

Los profesionales del marketing comienzan con un problema que quieren resolver y con un cambio que pretenden llevar a cabo. Porque saben que su vocación es marcar la diferencia, una oportunidad de que las cosas sean mejores para aquellos a quienes pretendemos ofrecer nuestros servicios.

Cuando desarrollamos la mejor versión de nuestro mejor trabajo, nuestra responsabilidad no es desarrollarla para nosotros sino para la persona a la que aspiramos a ofrecer nuestros produstos y servicios.

El lienzo de sueños y deseos.

Se realiza el trabajo más importante cuando traficamos con emociones, no con productos. El trabajo del profesional del marketing consiste en observar a la gente, descifrar con qué sueña y, luego, crear una transacción que sea capaz de ofrecer ese sentimiento. El profesional del marketing comienza con los sueños y con los miedos, con los estados emocionales y con el cambio que buscan sus clientes.

Más sobre el “quién”: en busca del mercado mínimo viable.

Todo buen cliente te traerá otro. No gastes recursos en clientes que son un callejón sin salida. Tus mejores clientes se convertirán en tus nuevos vendedores.

Cuando encontremos la empatía necesaria para decir “lo siento, esto no es para ti, aquí tienes el número de teléfono de la competencia”, encontraremos también la libertad para hacer el trabajo que importa hacer.

Entendamos que todos los críticos tienen razón, y todos los críticos también se equivocan.  El crítico que no le gusta tu trabajo tiene razón, no le gusta tu trabajo y nadie puede discutirlo.

El crítico que dice que a nadie le gustará tu trabajo, se equivoca. Al fin y al cabo, a ti te gusta tu trabajo, y es posible que le guste a alguien más.

La gente como «nosotros» hace cosas como «esta».

Los profesionales del marketing no crean productos y servicios normales y corrientes para gente corriente. Los profesionales del marketing hacen realidad el cambio. Y lo hacen normalizando nuevas conductas. El mercado mínimo viable tiene sentido porque maximiza las oportunidades de cambiar la conducta de una cultura.

En el concepto” la gente como nosotros hace cosas como esta “, el “nosotros” es importante. Cuanto más concreto, conectado y unido esté el “nosotros”, mejor.

La confianza y la tensión generan movimiento.

Los profesionales del marketing generan tensión a sus clientes causando que estos realicen algún movimiento que permita aliviar esa tensión. Por ejemplo: la escasez de las venas por cierre de negocio genera tensión, ofrecer un producto que con un porcentaje de rebaja solo por hoy, genera tensión, decir que solo se fabricarán 200  piezas de ese producto genera tensión. Y los clientes no quieren sentirse rezagados , ni excluidos, ni desinformados, ni impotentes, ellos quieren ir por delante, quieren estar en sincronía, quieren hacer “lo que la gente como nosotros hace”.

Estatus domino y afiliación.

Para los profesionales del marketing El estatus no es lo mismo que riqueza. El estatus siempre es relativo, se trata de percepción de estatus en relación con los demás.  El estatus esta en los ojos de quien observa, la gente externa te puede ver de estatus bajo pero si en tu narrativa interior te consideras de estatus alto ambas percepciones son ciertas.

El estatus al que se presta atención es el estatus que importa

El estatus tiene inercia, es más probable que nos enfoquemos en mantener nuestro estatus que para cambiarlo. El estatus se aprende, nuestra creencia sobre el estatus empieza desde temprano. La vergüenza  mata el estatus. Se utiliza como palanca para matar el estatus porque funciona.

Ahora bien, la afiliación y el dominio son formas distintas de medir el estatus.

Si te preocupa la afiliación debes hacerte estas preguntas: ¿Quién te conoce? ¿Quién confía en ti? ¿Has mejorado las cosas? ¿Cómo es tu círculo? ¿Dónde te sitúas dentro de la tribu? ¿Podemos llevarnos bien todos?

Si te importa el dominio debes realizar las siguientes afirmaciones y preguntas: esto es mío no tuyo ¿Quién tiene más poder? Esto lo he hecho yo

La afiliación o el domino depende del cliente no de ti.

Para el profesional del marketing la forma de ver el mundo no es ni mucho menos tan importante como la visión del mundo de aquellos a quienes pretenden ofrecer tus servicios.

Un mejor plan de negocios.

Los profesionales del marketing para realizar un plan de negocio se preguntan, ¿Hacia dónde vas? Y ¿Qué te está reteniendo? Su plan de negocios se basa en: verdad, declaración de intenciones, alternativas, gente y  dinero.

Para la verdad, describen el mundo tal como es, cuentan cosas del mercado al que desean entrar. Cuanto más concreto mejor, cuanto más conocimientos básicos mejor. La verdad puede ocupar todo lo que consideres necesario para contarla. Todo lo que se necesita para saber cómo funciona el mundo.

Para la declaración de intenciones, es la oportunidad para describir cómo vas a cambiar las cosas la usan para aclarar “haremos X; luego, sucederá Y, construiremos Z, con este dinero y tiempo,  presentaremos Q al mercado y el mercado responderá haciendo esto.” De esta forma generas tensión, ofreces tus servicios en un mercado concreto, esperan que gracias a tu llegada suceda algo.

Alternativas, acá los profesionales del marketing explican, lo que harás si algunas de tus intenciones no suceden,  la flexibilidad del equipo y del producto o servicio.

La gente, acá se ocupan del elemento clave, ¿Quién integra el equipo? Donde “quien” no se refiere al currículo, sino a sus actitudes, sus capacidades y su historial de efectividad. Describen incluso quien es la gente que recibirá sus servicios.

El dinero, cuanto necesitas, como lo gastaras, y será el flujo de caja, los beneficios y las perdidas, los balances anuales, los márgenes y las estrategias de salida.

Semiótica, símbolos y jerga.

Los profesionales del marketing tienen la humildad necesaria para comprender que no todo el mundo ve los símbolos de la misma manera, ni tiene los conocimientos necesarios para elegir el símbolo adecuado para cada público.

Si una marca es nuestro atajo mental hacia la promesa que puedas hacer, el logo es un recordatorio de dicha promesa, sin una marca, el logo no tiene ningún sentido.

Trata a cada uno de manera distinta.

Los profesionales del marketing entienden que referente al estilo, la tecnología y la innovación, a la mayoría de la gente le gusta lo que tiene. La gente quiere hacer lo que los demás hacen y no buscan activamente la novedad.

Los profesionales del marketing más perezosos consiguen suscriptores con publicidad llamativa, los mejores profesionales del marketing, en cambio, los consiguen buscando gente que desee el cambio que les ofrece y lo hacen conectando a esa gente con otra gente que también sea cambiar.

Pero ¿qué quiere la gente?

Los profesionales del marketing entienden que la gente quiere diversas cosas. La gente distinta quiere cosas distintas.

Los neófitos quiere ser los primeros, por otro lado, el típico subalterno corporativo no quiere meterse en problema con el jefe. El cruzado social quiere un destello de esperanza y la oportunidad de hacer las cosas bien.

Los que consideran el dominio por encima de la afiliación siempre quiere ganar. Pero si no gana se conforma con ver perder a su oponente.

El miembro de la tribu que busca la afiliación siempre querrá encajar, estar en sincronía, sentir el placer que proporciona pensar que “la gente como nosotros hace cosas como esta”. Hay quienes quieren responsabilidad, mientras otros buscan reconocimiento. Alugnos buscan lo barato mientras que otros desean pagar más para demostrar que ellos si pueden.  Y prácticamente nadie quiere sentirse como un tonto.

Llegar a la gente adecuada.

El motivo de la existencia del anuncio es recibir un clic, el motivo de ese clic es hacer una vena o conseguir permiso para acceder al cliente potencial. El motivo de una venta es ganar otra venta, o hacer correr la voz, el motivo del permiso del cliente es educarlo y a partir de ahí, conseguir una venta.

Los profesionales del marketing entienden que las tácticas son fáciles de entender porque podemos enumerarlas. La estrategia es más indefinida. Y el objetivo es aquello que apuestas que sucederá si la estrategia funciona. Podremos revelar nuestra estrategia porque la competencia no tendrá las agallas en transformar tu estrategia en su estrategia. Pero si revelas tus tácticas a la competencia, te las robaran y lo pagaras caro.

Los profesionales del marketing saben que el objetivo es el cambio que quieres hacer realidad para cambiar a la gente a la que quieres llegar. Tu estrategia es el camino en el que estas invirtiendo para alcanzar ese objetivo. Tu estrategia se asienta sobre las tácticas, unas estrategia simple puede ser ganar la atención del público, conseguir alianzas y asociaciones, una estrategia de éxito te acercara a tu objetivo pero si fracasa podrás cambiar la estrategia.

La táctica está conformada por la docena o centenares de pasos que tendrás que dar en nombre de tu estrategia. Si una táctica falla no pasa nada porque otra ocupara su ligar, las tácticas pueden cambiarse en el omento que no den los resultados para llegar a tu estrategia.

El precio es una historia.

Para los profesionales del marketing el precio es una herramienta y no simplemente una forma de ganar dinero. Conocen lo que pueden sentir las personas cuando reciben un descuento que nadie más ha recibido, e incluso cuando no reciben un descuento que ya otros si han recibido.  Y también saben que para que el cliente genere una transacción necesita tener confianza, porque es la confianza que hará que el cliente gaste mucho dinero, comprometa su tiempo y sus esfuerzos

Ahora bien, los profesionales del marketing también entienden que barato es una forma de decir “asustado”, cuando eres el más barato, no prometes cambio, solo prometes lo mismo pero más barato. Y el precio bajo es el último recurso de un profesionales del marketing que ha agotado todas sus ideas. Bajar los precios no genera confianza, sino todo lo contrario.

Obtén permiso y sé extraordinario en un ciclo virtuoso.

El permiso es anticipado, personal y relevante. En cuanto se consiga el permiso , puedes educar , conseguir suscriptores , puedes tomarte el tiempo necesario para comunicar tu relato, día a día , gota a gota, puedes generar compromiso con la gente, no te limites a hablar y comunica la información que esa gente quiere escuchar.

La confianza es tan escasa como la atención.

Un profesional del marketing confiable consigue que la gente se suscriba a su causa, es capaz de hacer una promesa y mantenerla, ganando con ello más confianza.

En un mundo que mira las cosas por encima en lugar de leer; comparte chismes en lugar de investigar; resulta que la mejor manera de ganarse la confianza es mediante la acción. Porque cuando lo que dijiste ha caído en el olvido seguimos acordándonos de lo que hiciste.

La confianza no es estática.

Un profesional del marketing sabe que la confianza debe pasar por un embudo, un embudo donde cada persona que entra evaluará la confianza que generas en ellos y los últimos que salgan de ese embudo serán los clientes comprometidos y felices. Y a medida que pasan por el embudo pasan de desconocido a amigo, de amigo a cliente y de cliente a cliente fiel y en cada paso su confianza crece y su estatus cambia.

Organizar y liderar a la tribu.

Para organizar y liderar una tribu el profesional del marketing utiliza historias que conmuevan.

La historia del yo, que genera posición y una plataforma desde la cual hablar, explicando el cambio.

La historia del nosotros, es la semilla dela tribu, hacer que tenga la empatía necesaria para ponerse en nuestro lugar, convencerlos de estar juntos beneficiarnos juntos, formando parte de “gente como nosotros”.

La historia del ahora, recluta a la tribu para que se una a tu viaje es la presión del semejante, que proporciona la tensión para que todos avancen juntos.

La tribu espera compromiso y los profesionales del marketing se acomodan y se comprometen con ellos. Porque cuando formas parte de una tribu tu éxito es el éxito de todos.

Que agentes y productores salgan a buscarte.

El profesional del marketing no busca un agente, porque para ellos el método consiste en realizar un trabajo tan increíblemente mágico que los agentes y productores salgan a buscarlo.

El marketing funciona.

El profesional del marketing sabe que el marketing si funciona y por eso lo hacen, pero debes hacer lo mejor e incluso lo mejor a veces, no es suficiente.  Pero haciendo lo mejor, brinda la oportunidad de buscar una mejora dramática para quienes ofreces tus servicios, ahora bien, tu trabajo debe ser suficientemente bueno, y eso genera compromiso, y el compromiso confianza.

La confianza les permite mirar, y mirar les permite aprender, aprender nos permite hacer una promesa, y una promesa puede conseguir suscriptores, y los suscriptores a nuestra causa son precisamente lo que se necesita para alcanzar lo mejor.

El marketing para la persona más importante del mundo.

Si consagras tiempo y dinero con habilidad, podrás contar una historia que se difunda, que cambie maneras de actuar. El marketing puede hacer que la gente compre cosas que no habría comprado sin marketing. El poder está en tus manos, los profesionales del marketing hacen un marketing ético y publico porque acabara derrotando a ese marketing escondido en las sombras.

Para los profesionales del marketing  “lo mejor” que intentas enseñar o vender a la persona adecuada vale mucho más de lo que estas cobrando por ello.