fbpx

Hábitos que transformarán tu realidad económica.

por | Nov 10, 2019 | Uncategorized

Con este resumen que hemos llamado “Hábitos que transformarán tu realidad económica” extraído del libro Hábitos de ricos de Juan Diego Gómez, donde explica una recopilación de hábitos que poseen las personas financieramente estables, quien nos las hace saber con sus frases peculiares y su forma directa de decir las cosas para que hagan eco en tu subconsciente y éste se encargue de mantenerte activo, atento y productivo.

Nada gana una persona con decir, “quiero progresar financieramente” si sus hábitos, lo que estudia, lo que lee, en lo que participa y si las personas que lo rodean son siempre los mismos. Inclusive si sus horas de sueño siguen siendo largas y placidas esperando que su realidad cambie por si sola como por arte de magia.

Decir que no es posible alcanzar una transformación o que los defectos estarán ahí para siempre porque “así nacimos” es, desde mi punto de vista una frase mediocre.

Cada uno de nosotros puede convertirse en la persona que quiera ser, mientras mas determinación tenga usted, mas méritos acumula; esa determinación, esas ganas esa pasión que usted le imprima a su trabajo diario es terreno fértil para que se cosechen buenos frutos.

La riqueza y la abundancia llegarán por sí mismos pero solo si tenemos bien definido para que lo buscamos, es por ello, que la invitación es a que todos los días hagamos algo que nos de miedo, viajar, conocer nuevas personas, leer cosas distintas, todos los días correr riesgos, todos los días salir de la zona de confort en la que nadie se hace grande, todo ello sumará y confirmará que no es coincidencia que crecer como persona va de la mano en hacer crecer tus ingresos.

Todos los días hay que ponerse metas más altas, hacer algo que te ponga sobre las cuerdas, contra la pared, que haga brotar tu genialidad para las ideas, y así, puedas ver en realidad de que estas hecho, y entonces te darás cuenta de que podrás volar y no solo caminar.

Hábitos Hacia una vida purpura.

En un mundo como el actual, en el que todos quieren ser como los demás para parecer “normales”, el mayor logro que uno puede tener es ser uno mismo.

Las personas en busca de su riqueza personal, espiritual o financiera y las que ya la poseen, tienen la particularidad de ser ellos mismos y todas las señales corporales que emiten son esenciales para venderse al mundo; desde el momento en que se presentan, el instante en que abren su boca y hablan con otras personas sobre si mismo y lo que hacen, cómo dan la mano, cómo miran, cómo se visten, cómo sonríen o no sonríen, cómo caminan de rápido o de lento, absolutamente todo comunica y ellos lo saben.

En ese orden de ideas, podemos destacar que debemos ser precavidos en como usamos nuestros  pensamientos y nuestro lenguaje ya que son las cosas más poderosas que tenemos para cambiar nuestra realidad de manera positiva, pero si no los manejamos bien, se convierten en las armas más letales de nuestras aspiraciones y sueños.

Aunado a lo anterior, el mantener una vida purpura  implica desarrollar algo especial  y extraordinario que te diferencie de las demás personas, algo único que los distinga, algo en lo más íntimo de su ser.

Olvídese del progreso paso a paso hay que dar saltos cuánticos.

El paso a paso servirá si fueras a vivir 500 años. Cuando alguien te diga que en la vida se progresa paso a paso, pregúntale: ¿usted sabe qué es un salto cuántico?

La personas con mentalidad de “paso a paso” viven aplazando sus metas, los cambios que desean hacer, viven en una eterna espera entre una acción y otra incluso para dar el primer paso pueden tardar muchos años.

Por otro lado las personas de mentalidad cuántica, viven el presente, no dan esperas y su estado natural de vida es la urgencia; todo debe darse cuanto antes porque no hay tiempo que perder, ellos saben que la pobreza es la suma de horas mal utilizadas.

Las personas de saltos cuánticos, tienen el hábito de cumplir las metas que lo lleven a su propósito de vida y verlo como algo urgente, por lo que no hay tiempo siquiera de pensar o considerar los defectos o miedos que intenten sabotearlos.

Estas personas además poseen 5 hábitos esenciales, primero: encuentran su propósito de vida y éste siempre está relacionado a sus fortalezas. Segundo: su propósito de vida despierta en ellos un gran apetito que los hace ver la llegada del lunes con la misma alegría que ven llegar un viernes. Tercero: leen mucho para aumentar su creatividad, generar nuevas ideas. Cuarto: son seres más espirituales, meditan mucho, se vinculan a buenas causas o patrocinan alguna otra. Por ejemplo regalar a alguien en la calle el 1% de su sueldo. Quinto: generan urgencias en sus vidas, las constantes urgencias que los hagan generar nuevos ingresos.

Aprovechar las oportunidades que da la revolución digital.

No tiene sentido alguno que en nuestros días, ese computador o ese teléfono, que usted tiene en su hogar o en su oficina sea el adorno más costoso y sub-utilizado de todos.

Internet es el cómplice perfecto, ese socio que  complementa tu ingenio emprendedor, tu voluntad de ser rico, tu determinación de cambiar los hábitos financieros y de construir una calidad de vida diferente a la actual.

Internet ha revolucionado la vida de muchas personas y empresas, así como el surgimiento de las redes sociales. La tecnología digital y las redes sociales bien utilizadas permiten obtener un flujo de ingresos constantes incluso mientras duermes. El ingreso pasivo que genera el internet es bien conocido por muchos ricos que solo quieren viajar y disfrutar mientras la tecnología trabaja por ellos.

Ahora bien ¿cómo lo hacen?, algunos contratan “expertos” porque se apalancan en la tecnología para una marca comercial o personal. Otros lo hacen personalmente y gestionan su propio contenido y siguen un patrón, son precavidos con sus publicaciones, agregan contenido de valor, interactúan con su público, tienen metas a corto mediano y largo plazo y crean un plan que les permitan incluso tener un horario de publicaciones.

Es por ello que el valor de una persona purpura es que si quiere generar nuevos ingresos, debe tener el hábito de hacer cosas que antes no hacía y apalancarse en la tecnología para progresar.

El hábito del plan B

El mayor riesgo es vivir una vida mediocre, por debajo de tus posibilidades y en la que el miedo es protagonista, no tus sueños.

No tienes la garantía de que tus inversiones actuales sean siempre prosperas, incluso no tienes la garantía de que tu empleo sea para siempre, has vivido en una zona donde todo es equilibrio y tranquilidad, pagas tus cuentas a tiempo, sales de paseo a disfrutar y vuelves a tu ahora exitosa rutina, pero, ¿qué ocurre si en un momento pierdes todos eso? ¿Qué ocurre si te quedas sin tu principal fuente de ingresos?.

La mayoría busca invertir y hacer negocios cuando la catástrofe financiera toca a su puerta, allí se ponen a pensar, a generar ideas, a buscar inversiones, y el desespero los hace estresar y si no tienen una  base de estabilidad emocional con la cual soportar todo lo que se le viene encima, pensaran que su vida está acabada.

Bien es cierto que, en las dificultades solemos ser más creativos, más dispuestos, más motivados, encontramos esa motivación nivel 10 que nos hace flotar entre los problemas y los hacemos achicar. Pero qué pasaría si ya estás preparado para la dificultad, que pasaría, si ya tienes trazado un plan que te hará soportar la tormenta como si todo estuviera en calma.

En su mayoría las personas purpuras saben que deben tener un plan B, un plan que les ayude a mantener ese estatus de vida actual por lo menos 3 meses, es por ello que poseen el hábito del ahorro, el hábito de auto educarse para futuros negocios, el hábito de arriesgarse a invertir mientras están cómodos y no esperar la tormenta o catástrofe financiera para comenzar a hacerlo.

El hábito de la actitud que transformarán tu realidad económica.

Cuando eres capaz de vencer esa vocecita interior que te limita, que te paraliza, te conviertes en el capitán de tu vida.

Actitud es vencerte a ti mismo, hacer cosas que te den miedo; actitud es sentir y creer con toda firmeza que eres capaz de hacer muchísimo más de lo que ya lograste. Para tener una actitud correcta ante la vida, debes modificar tu conducta y tus hábitos que te han impedido vencer esa voz interior que te limita.

No hay mejor incentivo que la dificultad para descubrir de lo que realmente estamos hechos y,  para afrontar las adversidades debes hacerlo con una actitud correcta y una actitud correcta te hace ver el panorama con un prisma diferente, te hace tener esa motivación nivel 10 y convertir la tormenta en un trampolín de saltos cuánticos.

La actitud es la única ventaja competitiva sostenible que existe. La actitud te hacer ver la crisis económica de una empresa o de un país como una oportunidad.

Una actitud correcta no te permite ser pesimista, la actitud se alimenta de motivaciones, asegúrese de tener una motivación que lo haga levantarse de su comodidad y lo haga progresar aún más, te hace decir palabras ganadoras, tener un enfoque positivo y optimista, una postura erguida que incluya sonrisas y buena energía.

Una actitud correcta, te hace divorciar del pasado que te mantiene cautivo y te libera para construir una nueva historia donde la ganancia sea tu felicidad, tu progreso, tu bienestar y el de todos los que desees apoyar.

El hábito de emprender.

Tu mentalidad y hábitos definen tu patrimonio. Un buen hábito es rodearte de personas que sumen a lo que quieres, y evitar la gente toxica.

Hay personas que tienen el deseo de emprender su propio negocio y no tienen muy claro qué hacer o tienen las ideas pero no conocen los pasos para lograrlo.

Una de las técnicas básicas que usan muchos emprendedores antes de crear un negocio es hacerse las siguientes preguntas:

¿Qué me gusta hacer? Ellos Se enfocan en lo que les gusta, lo que les mueve, lo que les motiva.

¿Qué hago mejor que los demás? Averiguan quien hace lo que ellos saben, como lo están haciendo, como lo pueden mejorar y luego lo lanzan con su propio sello de calidad.

¿Qué necesidad hay por satisfacer? Saben que las personas necesitan que le ahorren tiempo, que les faciliten las cosas y que le mejoren su calidad de vida.

Luego de emprender un negocio, los ricos delegan responsabilidades a sus expertos en cada área,  y así ellos se dedican solo a lo que saben hacer mejor que los demás para que su negocio sea mucho más exitoso.

Mantienen viva la llama que los hace emprender, que los hace avanzar y progresar financieramente, se juntan con personas con su misma mentalidad.

El hábito del modo hervir.

Compórtate desde ya como lo que serás; no esperes a serlo. Te será útil.

El estado en el que nos encontramos determina nuestros resultados. Los seres humanos somos un mar de emociones, sentimientos y estados de ánimos que cambian según las circunstancias. El estado de ánimo controla la calidad de tu vida e influye en la riqueza y en la inclinación para obtenerla.

Una actitud en modo hervir tiene estas tres características:

Lenguaje: muchas de las personas que están en modo hervir tienen un lenguaje ganador, hay palabras que no usan en el día, no hablan de fracaso por ejemplo; no hablan de dificultades sino de oportunidades, su tono de voz se diferencia porque hablan con seguridad con ganas de comerse al mundo con el deseo de cautivar a sus oyentes.

Enfoque: Ven las cosas con un lente distinto una actitud distinta, aun en las dificultades se enfocan en ver el vaso medio lleno, aprovechan las dificultades y se apalancan en ellas. No la ven su vida como una tragedia aunque hayan pasado por muchas.

Lenguaje corporal o fisiología: saben que el 55% de su comunicación es fisiológica, como sonríen, como mueven sus manos, como miran a otros, cuidan su forma de caminar y dejan sin palabras a su público aun sin decir nada.

Con lo anterior no quiere decir que seas una persona sin sentimientos o que no le importe nada de lo que ocurra y siempre andes con una sonrisa. Puedes llorar, sufrir, gritar de dolor porque forma parte de la vida o porque forma parte de lo que ahora estás viviendo, pero esos sufrimientos no son para siempre y una vez que de desahogas tu estado de ánimo debe cambiar inmediatamente y mostrar  un enfoque vencedor, una actitud ganadora, un lenguaje que te haga levitar  alrededor de tus problemas, que te haga tener hábitos que transformarán tu realidad económica y realidad espiritual.

Hábitos en la energía, la edad y la riqueza.

La energía tiene que ver con la actitud y la mentalidad y es independiente de la edad. Hay viejos de 20 años y jóvenes de 70.

Los ricos saben que la edad no es impedimento para seguir progresando, avanzando e incluso cumplir tus metas y sueños, saben que la edad es un estado mental.

Juzgar a las personas por su edad, es la inversión más pobre que hay en la vida.

Las personas con mentalidad de progreso cultivan hábitos en su vida que lo llena de energía, alimentarse bien, hacer ejercicio, leer, practicar disciplina, meditar, todo aquello que consideres que aportan y es consecución de su riqueza.

Mantener una energía alta te ayuda a mantener tus ingreso, hay ingresos que requieren te tu presencia física tu vitalidad y tu creatividad. Te ayuda a enfocarte en el futuro con optimismo, no podemos soportar.

Para concluir.

Si el éxito todavía le es esquivo si todavía no ha encontrado su propósitos de vida su “para qué”, si la abundancia no ha llegado a su existencia, recuerde que el universo no se quedara con nada; haga los méritos para cultivar hábitos que transformarán tu realidad económica, para que le lleguen las cosas buenas y el principal de ellos es una determinación tatuada con hierro caliente para decir, para decretar: “mi felicidad no es negociable”.